Aceites aromatizados

El aceite de oliva es una de las bases de la cocina mediterránea y española, lo utilizamos en prácticamente todos nuestros platos ya sea para cocinarlos o como aderezo. Os enseñamos un pequeño truco culinario para aromatizar vuestros aceites y así dar un toque único y especial a todos vuestros platos.

Si vais al supermercado, podéis ver que hay una multitud de aceites y vinagres aromatizados y estos suelen tener un precio un bastante elevado. Pues bien, no es necesario que los compremos para poder tener en casa nuestros aceites aromatizados y darles un sabor inigualable a nuestras ensaladas, carnes, pescados… Es un proceso muy sencillo en el que únicamente necesita aceite, el condimento con el que queremos aderezar el aceite y paciencia. Traemos dos trucos para hacer dos tipos de aceites distintos.

El primero es un aceite de humo con el que conseguiremos que nuestras carnes, pescados, verduras o cualquier plato parezcan cocinados a la brasa. Necesitamos ascuas de carbón que calentaremos sobre los fogones y una vez listas las introduciremos dentro del aceite. Lo dejaremos reposar y por último, lo colaremos para así eliminar cualquier pequeño resto de carbón. Sencillo, rápido y consiguiendo así ese aroma y sabor tan característico y especial.

El segundo es un aceite de ajo. Este aceite lo podemos utilizar con cualquier plato, desde una ensalada pasando por carnes y pescados, o en una simple tostada de pan con aceite. La elaboración es igual de simple, necesitamos aceite y dientes de ajo, para acelerar el proceso de aromatización lo que haremos será calentar el aceite junto con los dientes de ajo para que se infusionen.