El color de la comida I

La influencia que ejercen los colores en nuestro estado de ánimo y en factores psicológicos es algo totalmente demostrado, pero, además, influyen en nuestra predisposición a tomar ciertos alimentos.Seguro que has oído más de una vez eso de que la comida entra por los ojos. Pues es cierto, los colores pueden hacer que un alimento nos abra el apetito o que, por el contrario, sintamos un rechazo absoluto hacia él.

Cuando se trata de la comida, la presentación juega un papel muy importante. Si carecemos del sentido del olfato, una presentación de colores atrayente de los alimentos hará que nuestro cerebro reciba un mensaje diciendo que esos alimentos son apetecibles. Por lo tanto, podemos decir que el color de los alimentos desempeña un papel esencial a la hora de su aceptación y disfrute. Que los alimentos sean de un color u otro no se debe al azar, cada color esta determinado por una serie de propiedades químicas y orgánicas de este, y sus características.

El sentido de la vista es determinante a la hora de apreciar un alimento. Tal es su importancia que no pasa desapercibido para los fabricantes, que apuestan por los colorantes para llamar la atención de los consumidores. De este modo, existe el color natural de un alimento y las reacciones psicológicas que produce, y la capacidad de atracción que puede generar un producto gracias a la manipulación artificial de su color.

A través de esta psicología se han creado dietas cromáticas que a la par de ser saludables te hace experimentar distintas sensaciones. Este tipo de dietas se basan en las propiedades de los colores de los alimentos y cómo influyen en las personas, así mismo se puede realizar un menú en el que predominen una serie de colores que nos activen u otro que nos relaje. Por ejemplo, existe la dieta de los 5 colores, cuya base es comer alimentos de color rojo, naranja y amarillo, verde, azul/morado y blanco. Según los nutricionistas cuando más colorido sea un plato más beneficios aportará.

 
(Continua en El color de la comida II)

1 comentario en «El color de la comida I»

Los comentarios están cerrados.